Astrología – Un camino de autoconocimiento

Desde muy pequeña me interesó la astrología, mi abuela materna tenía un archivador con recortes de las características de cada signo que había ido recopilando en distintas publicaciones. Yo lo sacaba y me fascinaba por investigar más. Intuía que la astrología era mucho más profunda que solo los doce signos solares. Tuve que desprenderme de muchos prejuicios, ya que con nuestra forma de pensar es imposible que lleguemos a comprender lo que la Astrología representa.

Lo primero es dejar nuestra visión “dualista” de la experiencia, donde el mal y el bien son radicalmente distintos y combaten entre sí. El bien y el mal son manifestaciones aparentes de un único proceso vital. En esta visión unificada, el individuo inicia su camino aceptando las aparentes irregularidades de su “si mismo” y aprende a convivir con ellas, mientras su vida transcurre y le va descubriendo el sentido de las contradicciones en él mismo y en el mundo. Su objetivo es recordar la perfección que siempre tuvo. Enric Corbera lo explica de la siguiente manera:

“Vivimos en un océano de consciencia, que es toda la información que contiene el Todo. El Todo se manifiesta mediante actos de consciencia”

Estamos siendo testigos de una fuerte integración de Oriente y Occidente. Nos hemos abierto a una nueva concepción del Universo y de nosotros mismos. Los límites y estructuras Saturninas están cediendo a la influencia lumínica de los planetas transpersonales: Urano, Neptuno y sobre todo Plutón, que nos están obligando a una revisión profunda de nuestra identidad individual y colectiva. Nuevos paradigmas se han puesto en marcha y es fundamental divulgarlos y hacerlos comprensibles para la mayor cantidad de individuos. Todos somos UNO, cada vez que evolucionamos afectamos al Todo…

Jung decía que la astrología es el más formidable conjunto de conocimientos psicológicos de la antigüedad. En ella se resumen milenios de reflexión sobre la correspondencia energética entre el microcosmos humano y el macrocosmos universal.

La carta Natal es una fotografía del cielo en el instante que llegamos a la Tierra. Es un mandala que en el centro representa a nuestro ser . Es nuestra “carta de navegación” .De nosotros depende tomar lo mejor de sus energías o no. La astrología es un camino para enfrentar nuestras sombras y potenciar nuestras luces, es una ayuda en el viaje de la consciencia para desplegar lo que realmente somos: seres divinos

Carla Guazzoni Rovirosa

Referencias:
“Astrología” Miguel Andreux
“El Arte de desaprender” Enric Corbera

2018-08-03T09:22:58-04:00