Los doce signos

Los signos tienen diferentes modalidades: pueden ser cardinales, fijos o mutables. La cualidad de cardinal o activo, está relacionada con los inicios de las estaciones. La modalidad fija o central es cuando la estación está en pleno apogeo y la modalidad mutable o móvil corresponde al final de cada estación.

Los Signos Cardinales son: Aries, Cáncer, Libra y Capricornio. Tienen un componente más activo que los demás signos, teniendo siempre en cuenta el elemento que representa cada uno.

Aries: la chispa que enciende el fuego.

Cáncer: la fuente de la que brotan las emociones.

Libra: el aire que nos hace sociables.

 Capricornio: la tierra: la meta o la montaña más alta.

 Tauro, Leo, Escorpión y Acuario son signos fijos que nos llevan a estabilizar e irradiar su energía.

 Tauro el deseo.

 Leo  el corazón.

 Escorpión la naturaleza emocional más profunda.

 Acuario las ideas más sublimes.

Y en los signos mutables son Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis. Pueden ir de la cardinalidad y acción a la estabilidad y fijeza dependiendo de lo que se requiera. Por lo anterior implican mayor flexibilidad, pero también, mayor inestabilidad.

Géminis es el ver al otro.

Virgo el aceptar las crisis y el desorden.

Sagitario comprender lo humano.

Piscis aceptarnos totalmente.

 Las polaridades entre los signos es otro aspecto que nos ayuda a comprenderlos mejor. Los símbolos como sabemos constan de dos partes y los doce signos del zodiaco como tales símbolos serían seis:

 Los arquetipos astrológicos u opuestos y complementarios son: el eje Aries-Libra, el de Tauro – Escorpión, el de Géminis-Sagitario, el de Cáncer-Capricornio, Acuario – Leo y el de Virgo-Piscis.

Aries-Libra forman el símbolo de la relación yo-tu, la base de la percepción. Si en Aries encendemos el fuego, en Libra podemos compartirlo y compararlo. Sin esta relación no podríamos avanzar y revisar nuestra actitud y forma personal. Aries necesita a Libra para verse y Libra necesita a Aries para afirmarse.

Tauro-Escorpio forman el eje del deseo. Tauro quiere poseer lo que desea y Escorpión necesita eliminar lo que no sirve. Si solo acumulásemos sin desprendernos de lo antiguo inservible no nos moveríamos. Nutrición y eliminación son procesos necesarios para el crecimiento y la vida. Vida y muerte son dos caras de la misma moneda.

Géminis-Sagitario es la polaridad del conocimiento. Si todo lo que aprendemos no tiene un sentido nos volveríamos como máquinas. Géminis con su avidez de lógica y conceptos mentales necesita un “para qué” intuitivo sagitariano. Sagitario con sus flechas conectadas con lo divino se volvería inaccesible e intocable sin la comunicación geminiana.

 Cáncer-Capricornio es el símbolo de la fuente que surge en la montaña más alta. Las dependencias y movimientos emocionales de Cáncer necesitan contención, unos límites concretos capricornianos. La tierra de Capricornio se vuelve menos rígida y seca con la vida emocional de Cáncer.

Leo y Acuario son el calor y el frío, no podríamos conocer a uno sin saber del otro. El fuego del amor leonino se vuelve real con el desapego acuariano. Leo necesita razonar sus emociones para hacerlas posibles y Acuario necesita encender su fuego para actuar en el mundo.

Virgo-Piscis es el eje del servicio y la entrega. En Virgo contenemos y trabajamos para comprender nuestras experiencias y en Piscis nos disolvemos en algo superior. Virgo necesita saber que su trabajo es necesario para entregarse y Piscis necesita estar contenido para poder abrirse.

2020-09-11T15:04:55-04:00